Diseño web: creando el sitio perfecto para ofrecer tus productos o servicios

Un diseño web incluye desde concebir o proyectar un sitio en Internet hasta mantenerlo actualizado todo el tiempo, pasando por el bosquejamiento y la instauración. Comprende, por otro lado, aspectos como el diseño de las interfaces y las facilidades para los usuarios.

Entre estas últimas se encuentran: ser sencilla en el uso, interactiva y que los medios utilizados; es decir, audio y vídeo, contenido, imagen e hipervínculos se relacionen apropiadamente. Finalmente, la información debe presentarse de una manera clara y organizada.

Pero sobre todo los sitios web tienen que resultar atractivos para el prospecto. No se trata solo de que este llegue a la página, sino que permanezca hasta verlo todo y que posteriormente, cuando necesite nuevamente lo ofrecido, se acuerde del lugar.

Dado que la oferta total en Internet es tan abrumadora, si quieres que tu negocio tenga éxito en el mundo informático, tienes que ser capaz de llamar y mantener, poderosamente, el interés del cibernauta.diseño web

Algunas consideraciones para tener tu sitio web ideal

  • Limpieza y sencillez. La tecnología permite hacer tantas cosas que a veces queremos usar todos los recursos al mismo tiempo, creando una hoja pesada, ruidosa, desordenada y lenta. También aquí es válido el principio popular de “menos es más”.
  • Investiga lo dicho al respecto antes y cómo se ha mostrado. Identifica lo que más te gusta o disgusta. Toma nota de aquellos recursos que probarías en tu página.
  • Jerarquía u orden visual. Se basa en el siguiente hecho. Las personas miran de un modo específico: de izquierda a derecha, de arriba hacia abajo. Por tanto, los elementos que captan la atención, sin colmar, deben tener prioridad arriba y a la izquierda si no el lector no llegará hasta ellos a primera vista.
  • Facilidad de lectura. Poder leer cada fragmento en forma expedita es importante. Esto incluye:
    • combinación apropiada de colores en el fondo, los gráficos y las palabras,
    • tamaño de la fuente, una letra muy pequeña espantará a muchos posibles clientes,
    • variedad en las fuentes, no utilices más de dos, garantizando su legibilidad,
  • Incluye además la versión equivalente para dispositivos móviles porque así podrás alcanzar a quien solo cuenta con tales equipos y también al que teniendo un ordenador no está siempre delante del mismo.

Adicionalmente a todo lo anterior también hay que cuidar del posicionamiento o ubicación en la que aparece tu empresa cuando se solicita a través de los motores de búsqueda como Google.

Son tantas las opciones a atender, que sencillamente conviene contratar una empresa profesional en el ramo para garantizar el éxito. Sin embargo, aún debes poder expresarle claramente tus deseos.

Advertisements